Diabetes Tipo 1 y Perro de Alerta Médica

Vamos a hablar brevemente de la diabetes:

La diabetes es una enfermedad crónica en la que nuestro cuerpo no produce insulina, que es necesaria para metabolizar el azúcar de la sangre, procedente de los alimentos, y llevarlo a las células, transformándolo en energía. Ante esta carencia, las personas con diabetes tienen que administrarse insulina “artificial”, de forma calculada, en función de los alimentos que vayan a ingerir. Estas cantidades no son exactas porque, a parte de la cantidad de alimentos que se ingieran, influyen otros factores( estado físico, estado emocional, estado hormonal, etc.), por lo que a veces se producen alteraciones de azúcar en la sangre.

Normalmente, menos en personas asintomáticas, las personas con diabetes se sienten “bajas” o “altas” estando despiertas, pero cuando están durmiendo, la cosa cambia...

Es por ello, que la función de un perro de alerta médica es tan importante, porque lo que este hará será avisarnos de esa alteración. Pero lo verdaderamente importante es que nos avisará con un tiempo aproximado de media hora antes, por lo que nos proporciona tiempo suficiente para que dicha alteración no se produzca, ya que pondremos las medidas correctoras para ello.

Las subidas de azúcar ( hiperglucemias) a corto plazo no implican peligros para las personas con diabetes, ya que su consecuencia es a largo plazo,

Pero las bajadas de azúcar( hipoglucemias) sí implican un peligro inmediato, ya que se puede

producir una pérdida de consciencia e incluso llegar al coma diabético, que es irreversible. En el mejor de los casos, no nos libramos del susto y la consiguiente noche en el hospital en urgencias en observación.

Por lo que en FUNDACIÓN ALERCÁN, sólo adiestramos perros para avisar ante hipoglucemias, ya que consideramos que es el mayor peligro a evitar.

Cualquier familia que tenga niños con diabetes, sabe lo angustiosas que son las noches, el miedo a las hipoglucemias…

Existen medidores continuos con alarma, que avisan en caso de sobre pasar unos niveles establecidos, pero no son nada baratos. A parte, esta tecnología no es incompatible con la función

de los perros de alerta médica: mientras más control, mejor.